“El voluntariado es una manera de sentirse útil y pasarlo bien”

Publicado el 15-10-2019

Tras jubilarse de su trabajo de veterinario, el castropolense Fernando Vijande decidió probar en el mundo del voluntariado. Conocía y admiraba el trabajo que se realiza en Fundación Edes y se animó a ejercer como voluntariado en el centro especial de empleo Finca El Cabillón. Está encantado y satisfecho con la experiencia, que recomienda a todo el mundo.

-¿Cómo llegaste a Fundación Edes?

- Siempre me gustó su manera de trabajar y tenía ganas de hacer algo, así que, cuando me vi con tiempo, me animé y me encuentro estupendamente. Voy dos días a la semana, lunes y miércoles, y hago lo que me proponen, desde recoger arándanos a plantar lechugas. Me gusta mucho el medio ambiente, su manera de trabajar y sobre todo la gente. Me encuentro muy a gusto y me llena muchísimo, estoy esperando a que pase el fin de semana para poder volver.

-¿Habías tenido alguna otra experiencia como voluntario?

-No, es la primera vez. La vida me dio mucho y es una manera de devolver algo, de aportar algo a la sociedad.

-¿Habías trabajado antes con personas con diversidad funcional?

-No y la verdad es que me sorprendió la manera en la que se adaptan a ti, la familiaridad en el trato. Son transparentes y te dicen lo que piensan en realidad. La verdad es que son fenomenales.

-¿Recomiendas la experiencia?

-Por supuesto que sí. Es una manera de sentirse útil y pasarlo bien. Ellos me dan mucho más de lo que yo les aporto. Llevo tres meses y ya es algo que necesito y voy siempre con ganas.

-¿Qué papel cumple la Fundación Edes en la comarca?

-Si no existiera habría que inventarla, es algo muy necesario para la comarca. Permite la integración social de las personas con discapacidad, les ofrece una oportunidad de ser iguales y eso vale mucho.